Marca de la Bestia

Fuente: www.wikipedia.org - La Biblia

La marca de la Bestia es el nombre con el que se llama al número 666, que habitualmente es relacionado con Satanás y con el Anticristo. El origen de esta asociación está en el libro del Apocalipsis del Nuevo Testamento. Aunque las investigaciones más recientes parecen indicar que debería ser el número 616, tal y como lo dice un fragmento del Nuevo Testamento encontrado hace varios años.
 
 
Diferentes versiones
 
Visión cristiana
Esta visión diferente suele variar de una Iglesia a otra, ya que existen varias derivadas del cristianismo.
Según algunas doctrinas religiosas cristianas, este número sería la marca que impondría el dictador mundial (el Anticristo), en la mano derecha o la frente de cada ser humano, al final de los tiempos de la Tierra. Se cree que la denominación 666 (Seiscientos sesenta y seis) es una base numérica para denotar al anticristo.
 
Revisión académica
Investigaciones sobre descubrimientos relativamente recientes como los Papiros de Oxirrinco, que constituyen una de las colecciones manuscritas más importantes, actualmente en el Ashmolean Museum de Oxford, han confirmado que el número representado en el original del Apocalipsis de Juan en realidad fue el 616. Aunque ya se sabía que la variante de 616 existía, puesto que autores como San Ireneo lo mencionan. El descubrimiento de su original griego sugiere que la primera redacción del Apocalipsis de Juan debió de haber contenido el número 616 para referirse al nombre de una persona a quienes los cristianos denunciaban como enemigo.
 
Una teoría al respecto se basa en que los romanos expresaban los números con letras con distinto valor. Así, la cifra 666 es, en numeración romana, DCLXVI. Este acrónimo vendría a significar: Domitius ( o Domitianus) Caesar Legatos Xti Violenter Interfecit, que traducido es: Domicio (o Domiciano) César mató vilmente a los enviados de Cristo. Domicio es el nombre del emperador Nerón antes de ser adoptado por el emperador Claudio como hijo suyo. La cifra apunta a Nerón o al emperador Domiciano, famosos ambos por sus persecuciones a los cristianos, como el Anticristo.
El que San Ireneo y luego investigaciones modernas, indiquen que el la cifra de la bestia es 616, y no 666, supone eliminar la L de Legatos, con lo que el acrónimo significaría: Domicio (o Domiciano) Cesar mató vilmente a Cristo que hace que el sentido de la frase sea más genérico pero sigue apuntando a Nerón o a Domiciano como los responsables de los males de los cristianos.
 
El 666 en la historia del papado
En el documento atribuido al emperador Constantino, por medio del cual éste dona a la Iglesia Católica la ciudad de Roma y todo el Imperio Romano de Occidente (Donación de Constantino), aparece que el título papal es vicarivs filii dei (vicario del Hijo de Dios). Si sumamos las letras que representan números romanos, de ese título, obtenemos el número 666. Algunos religiosos protestantes se han basado en ese título para indicar que el Anticristo será un papa o lo es todo el papado en su conjunto.3 Cabe aclarar sin embargo que el título papal oficial usado por la Iglesia Católica es vicarivs christi, y no es válida entonces esta relación entre el 666 y el papado. Para VICARIUS: V = 5, I = 1, C = 100, I + 1, U (o V) = 5; para FILII: I = 1, L = 50, I = 1, I = 1; para DEI: D = 500, I = 1; totalizar 666.
 
 
 
El 666 y su identificación con Internet
 
En los últimos años han surgido interpretaciones, que cada vez ha ido ganando más adeptos, que identifican el 666, no con una persona ni un ser vivo, sino con un objeto: Internet.
 
Los primeros indicios de esta vinculación surgieron a finales del siglo XX, cuando, tras la realización de unas excavaciones arqueológicas que intentaban buscar los restos arqueológicos de las ciudades bíblicas de Sodoma y Gomorra en las cercanías del Mar Muerto, se encontraron restos de una antigua cultura semítica, hasta el momento desconocida, que, en sus grabados identificaba el fin del mundo en el futuro a un ser ligado a tres símbolos repetidos, muy parecidos a la letra omega griega (símbolo además, en la tradición cristiana, con el final de los tiempos) y a los que atribuyeron la posible pronunciación [uom]: la señal de ese ser sería, por tanto, uom, uom, uom.
 
Esto llevó a su identificación con la letra [waw, presente en los alfabetos semíticos arameo, hebreo y árabe, que representa a la w del alfabeto latino y que es, precisamente, la sexta letra en la ordenación de los alfabetos hebreo ( ו ), arameo (), fenicio () y también en la ordenación alfabética árabe tradicional (و), es decir, en el orden del adjab. El número 6, por tanto, indicaría sencillamente la sexta letra de los alfabetos en que se escribieron originalmente los textos bíblicos y representaría la letra w. Así, 666 no sería más que www (World Wide Web). En favor de esta hipótesis, aducen que, explícitamente, en el Apocalipsis se dice que, en el futuro, nadie podrá comprar ni vender si no es con el número de la Bestia, lo cual lo relacionaría con el comercio electrónico, cada vez más extendido a través de la red (Ap 13:17).
 
Por otra parte, la letra waw en arameo se dibuja como un 6 invertido (), y la inversión de símbolos, como la cruz, tradicionalmente ha sido un recurso utilizado por el satanismo, razón adicional que ha llevado a identificar dicha letra con este número. Debe recordarse, por otra parte, que el arameo era supuestamente la lengua que empleó Jesús en sus predicaciones.
En contra de esta teoría, cabe aducir que el libro del Apocalipsis especifica que el número 666 se refiere "a un número de persona", no a una fecha o cosa (Ap 13:18).
 
Otros teóricos también indican que, siendo la letra 'W' una forma de escribir el 6 en la numeración romana (VI), entonces www (la "World Wide Web") representaría este número.
 
Cabe mencionar también que 666 en romano se escribe como DCLXVI y no como VIVIVI y que la W también se puede ver como dos veces el numeral V en lugar del numeral VI.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.