Agencia contraterrorista monitoreó a manifestantes de Occupy Wall Street

Fuente: www.infowars.com

El Departamento de Homeland Security temió que manifestantes de Occupy Wall Street usaran la violencia, según un documento filtrado obtenido por la revista Rolling Stone.

Apoyes o no las metas de Occupy Wall Street, este es otro ejemplo de cómo una agencia federal, creada bajo la justificación de proteger a Estados Unidos de ataques terroristas, está principalmente preocupada por mantener seguimiento sobre ciudadanos que ejercen sus derechos de la Primera Enmienda (libertad de expresión).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“El reporte de cinco páginas – contenido dentro de 5 millones de nuevos documentos filtrados, examinados por Rolling Stone en colaboración investigativa con Wikileaks – resume la historia de Occupy Wall Street y evalúa su ‘impacto’ sobre todo, desde servicios financieros a instalaciones gubernamentales”, escribe Michael Hastings.

El documento (descargar aquí) también detalla cuánta información del DHS fue obtenida monitoreando la comunicación de Twitter de activistas de OWS, revelando una vez más que la agencia federal está espiando las redes sociales para contrarrestar la libertad de expresión. Esto contradice afirmaciones emitidas a comienzos de este mes en una audiencia, donde representantes de Homeland Security aseguraron estar preocupados sólo por mensajes relacionados a desastres naturales.

Los temores de Homeland Security de que las manifestaciones podrían llevar a la violencia, quedan resumidos en el último párrafo del documento:

“El creciente apoyo al movimiento de OWS ha expandido el impacto de las protestas y aumentado el potencial para la violencia. Mientras la naturaleza pacífica de las protestas ha servido hasta ahora para mitigar su impacto, grandes números y apoyo de grupos como Anonymous incrementa significativamente el riesgo de potenciales incidentes y expande eventuales riesgos de seguridad a infraestructura crítica (IC)”.

Homeland Security no sólo monitoreó el desarrollo de las manifestaciones de Occupy Wall Street. Muchas de las redadas a campamentos de OWS en todo el país fueron “coordinadas con la ayuda de Homeland Security”, según un oficial del Departamento de Justicia.

Además, el Servicio Federal de Protección (FPS), un componente del DHS con la tarea de proveer seguridad a edificios gubernamentales, arrestó a fotógrafos en la Plaza Shrunk de Portland durante un evento de ‘Occupy’. Lo anterior ilustra cómo el FPS está ahora operando como la “policía secreta” de Homeland Security. Desde 2006, el FPS ha sido usado para espiar a docenas de grupos pacíficos y monitorear montones de protestas y marchas políticas en el nombre de la “seguridad nacional”.

Como parte de su amplio mandato para atacar la libertad de expresión, el DHS también tiene en la mira a activistas del otro lado del espectro político.

En uno de los casos, el DHS contrató a una firma de seguridad privada israelí para espiar a manifestantes anti-impuestos en Pensilvania, caracterizando al grupo como una amenaza terrorista.

Dado el hecho de que el DHS se ha reinventado a sí misma como una policía secreta, cuyo principal objetivo es espiar el activismo político, no causa sorpresa que el servicio de seguridad egipcio, cómplice del aprisionamiento y tortura de activistas contra el régimen, haya decidido el año pasado cambiar su nombre a “homeland security”.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.