Gobierno británico resucita plan para monitorear todos los correos y llamadas de sus ciudadanos

Fuente: www.telegraph.co.uk

El gobierno británico ha retomado planes previamente desechados de crear enormes bases de datos que permitirán a las agencias de espionaje monitorear cada llamada telefónica, e-mail y mensaje de texto, como también sitios web visitados por los habitantes del país.

El Telegraph reporta que bajo los planes, el gobierno forzará a cada red de comunicaciones a almacenar los datos por un año. Los planes también se extienden a las redes sociales de Facebook y Twitter, y sitios de juegos.

Los planes, bosquejados por el MI5, el MI6 y GCHQ, la agencia gubernamental secreta de espionaje, podrían ser oficialmente anunciados en mayo, según detalles examinados por el Telegraph. Las agencias tendrán acceso en tiempo real a los registros guardados por compañías como Vodafone y British Telecom.

Los registros permitirán a las agencias monitorear el “quién, cuándo y dónde” de cada llamada telefónica, mensaje de texto y correo electrónico enviado, mientras harán que el historial de navegación de internet sea emparejado con direcciones de IP.

 

Titulado Communications Capabilities Development Programme (CCDP), el nuevo sistema será implementado bajo leyes antiterroristas. Las agencias dicen que esto les permitirá tener un monitoreo más estrecho de sospechosos ante las próximas Olimpiadas de Londres que se celebrarán en julio de 2012.

Partidarios de las libertades civiles y críticos están llamando a una oposición masiva de los planes, indicando que el sistema está abierto al abuso, no sólo para agencias de espionaje y compañías de comunicaciones, sino también para hackers y criminales online.

Jim Killock, director ejecutivo del Open Rights Group, una organización de libertades civiles, dijo: “Esta una iniciativa sistemática para espiar todas nuestras comunicaciones digitales (…) Ningún estado en la historia ha sido capaz de recopilar el nivel de información propuesto – es una manera de recolectar todo sobre las personas con las que hablamos, sólo en caso de que algo ocurra”.

Gus Hosein de Privacy International dijo: “Esto será perfecto para hackear. Cada hacker, cada amenaza maliciosa, cada gobierno extranjero querrá tener acceso a esto (…) Y si los proveedores de comunicaciones tienen mandato del gobierno para comenzar a recolectar esta información, estarán increíblemente tentados a comenzar a monitorear esta información ellos mismos, para que puedan competir con Google y Facebook”.

“A las compañías de internet se les dirá que deben almacenar qué amigos tienes y con quiénes interactúas. Mientras puede que esto parezca inocuo, (el programa) requiere la intercepción activa de cada comunicación que establezcas, y esto nunca se ha hecho en una sociedad democrática”, indicó Hosein.

Open Rights Group tiene disponible en línea una petición anti-CCDP, la cual describe el plan como “sin sentido”, “costoso” e “ilegal”, urgiendo al público a unirse para oponerse a él.

En 2008, el gobierno anunció su intención de crear una gran base de datos central, recopilando detalles de cada texto enviado, correo enviado, llamada telefónica efectuada y sitio web visitado por todos los habitantes del Reino Unido. El programa, conocido como “Programa de Modernización de Intercepción”, habría permitido a los jefes del espionaje de GCHQ, el centro de las actividades de Signal Intelligence (SIGINT), ubicar efectivamente un aparato de escucha en cada comunicación electrónica de Gran Bretaña, en nombre de prevenir el terrorismo.

Luego del rechazo que recibió el anuncio, el gobierno sugirió que desecharía los planes, con el entonces Secretario de Interior Jacqui Smith declarando que “no hay absolutamente ningún plan para un almacenamiento central único” de las comunicaciones.

Sin embargo, mientras la victoria era celebrada por partidarios de las libertades civiles, y el plan era “reemplazado” por nuevas leyes que requerían a los ISP el almacenamiento de e-mails y telefonía internet por 12 meses, detalles frescos emergieron, indicando que el gobierno estaba implementando un sistema de espionaje del Gran Hermano que superaba con creces el anuncio público original.

El Times de Londres publicó detalles filtrados de un proyecto secreto de vigilancia masiva de internet, conocido como “Mastering the Internet” (MTI). Costando cientos de millones en fondos públicos, el sistema continuó siendo implementado por GCHQ con ayuda del gigante de defensa estadounidense, Lockheed Martin, y la firma británica Detica, que tiene estrechos lazos con las agencias de inteligencia.

Un grupo de más de 300 proveedores de internet y firmas de telecomunicaciones intentaron contraatacar los planes radicales, describiendo las propuestas como una invasión injustificada de la privacidad de las personas.

Actualmente, cualquier intercepción de una comunicación en Gran Bretaña debe ser autorizada por una orden firmada por el secretario del Interior o un ministro de rango equivalente. Sólo los individuos que son sujetos a investigaciones de la policía o servicios de seguridad pueden ser sometidos a vigilancia.

Si el proyecto MTI del GCHQ es completado, cajas negras serán instaladas en sitios de cruce crítico de tráfico de proveedores de internet y compañías telefónicas, permitiendo a los espías monitorear instantáneamente las comunicaciones de cada persona del país, sin necesidad de un permiso.

Incluso si crees la negación del GCHQ sobre planes para crear un sistema masivo de monitoreo, la ley actual bajo RIPA (el Acta de Regulación de Poderes Investigativos) permite que cientos de agencias de gobierno puedan acceder a los registros de proveedores de internet en el país.

Si los planes siguen adelante, a cada usuario de internet se le otorgará un código ID único y todos sus datos será almacenados en un lugar único. Agencias de gobierno como la policía y servicios de seguridad tendrán acceso a los datos que requieran, en relación a investigaciones criminales o terroristas.

Este claramente es el siguiente paso en un programa incremental para implementar un sistema de espionaje del Gran Hermano, ya expuesto hace mucho, diseñado para eliminar completamente nuestra privacidad, la cual constituye un derecho fundamental bajo el Artículo 9 de la Convención Europea de Derechos Humanos. Es también evidente que el establishment anglo-americano está en funcionamiento cuando se trata de monitorear y restringir la libertad de comunicación.

Un plan similar está en obras dentro de Estados Unidos, bajo la justificación de un Acta de Protección de Niños ante Pornógrafos de Internet, la cual recibió votos en la Cámara y el Senado en 2011. La legislación, actualmente en debate, forzará a los proveedores de internet a almacenar información de todos sus clientes y a compartirla con el gobierno federal y agencias policiales.

Descrita por expertos en privacidad como un “caballo de acecho para la expansión masiva del poder federal”, la ley fue reforzada significativamente antes de pasar el voto del Comité Judicial de la Cámara, para incluir la retención forzada de los nombres de los clientes, direcciones, números de teléfono, números de sus tarjetas de crédito y de sus cuentas bancarias, como también direcciones de IP.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.